Cómo ayudar a su hijo que sufre de asma a que haga actividades físicas sin peligro.

Two Boys Playing Soccer

 

Amy Burack, RN, MA, AE-C
Directora de los programas de asma de la comunidad, Children’s Hospital Boston

¡Silbido! ¡Tos! Si su hijo tiene asma, usted reconoce muy bien estos síntomas. Quizás también se preocupe debido a la dificultad que le puede causar el asma a su hijo cuando hace una actividad física. Como padres, es importante mantener el asma de su hijo bajo control, pero también es importante animarlo a que haga ejercicio. Los niños con asma pueden realizar ¡las mismas actividades que hacen los niños que no tienen asma!

El ejercicio es excelente para controlar el peso. Éste ayuda a los niños con asma a mejorar la fortaleza y rendimiento del corazón y los pulmones. También puede mejorar su autoestima, su confianza y su actitud.

Los signos y síntomas de asma pueden ser distintos en cada niño, así que usted debe aprender a conocer los patrones y los factores que provocan el asma en su hijo. Mantenga un diario donde anote los síntomas que le dan a su niño cuando tiene asma y qué factores pueden contribuir para que le empiecen estos síntomas. Esto le ayudará a entender qué es lo que provoca la crisis. ¿Es el clima? ¿Es un alérgeno específico que se encuentra en el aire? Una vez que usted pueda determinar qué le causa estas crisis de asma, usted puede ayudarle de una mejor manera a prepararse para hacer una actividad física.

Estos consejos le ayudarán para que su hijo pueda divertirse y disfrutar de su actividad física favorita:

  • Con la ayuda de su diario, encuentre los patrones del asma de su niño. Esto le ayudará a determinar qué tipo de clima sería el más adecuado para hacer ejercicio. Por ejemplo, algunos niños con asma tienen dificultad para jugar en el invierno cuando el aire es seco y frío, o en los días cuando el índice de concentración de polen en el aire es alto, o la humedad hace que el asma se empeore. En días como éstos, sería mejor que su hijo participara en una actividad bajo techo y no al aire libre.
  • Antes de permitir que su hijo salga a jugar o a hacer cualquier actividad física, fíjese si nota alguno de los primeros signos que le indican el comienzo de una posible crisis de asma como los primeros síntomas de gripe, ojeras, o algún cambio en su comportamiento.
  • Sería bueno también que usted sepa dónde está su hijo haciendo ejercicio. No lo deje jugar en campos de pastos y malezas, o en áreas con muchos carros o autobuses que despiden gases.
  • Asegúrese de que su hijo haga ejercicios de calentamiento antes de empezar su actividad física o deporte y ejercicios de enfriamiento después de terminar la actividad.
  • Asegúrese siempre que su hijo tenga con él los medicamentos y el inhalador de acción rápida o alivio inmediato, por si acaso le da una crisis de asma.
  • Antes de que su hijo empiece a practicar un deporte, hable con su médico para diseñar un plan de manejo del asma. Usted debe darle copias de este plan a todas las personas que de alguna manera están involucradas en el cuidado de su hijo, como los entrenadores, los maestros, las niñeras, etc.

Hay algunos deportes que son más apropiados para los niños que sufren de asma, como los deportes donde existen períodos de descanso que permiten que los niños paren un momento para recobrar el  aliento. Deportes como la natación, el golf, el tenis, el béisbol, y algunos eventos de campo y pista  serían los mejores. Escuche a su hijo y esté atento a sus síntomas de asma para decidir qué deporte es el mejor para él. Anímelo,y apóyelo para que participe en los deportes y en otras actividades físicas.

Lo más importante es que usted recuerde que el asma ¡no es un impedimento para que su hijo haga actividades físicas!

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page
Posted in Espanol Tagged with:
Close Bitnami banner
Bitnami